¿Cómo enseñarles a amar la música?

La música puede actuar sobre las personas, despertando sentimientos de emoción, energía, capacidad de evocación y belleza, dependiendo del tipo de música y del momento psicológico en que la escuchemos. A los niños puede ayudarles en su aprendizaje y a desarrollar la memoria y su creatividad.

Por SERAFINA POCH (MUSICOTERAPEUTA)

La música es de una importancia capital para el niño, porque es la única de las Bellas Artes que afecta al ser humano desde antes de nacer. Está comprobado científicamente que el niño, en el claustro materno, reacciona al sonido desde el quinto mes. Asimismo, las emociones de la madre repercuten en su hijo.
Por otro lado, la música es el lenguaje de nuestra afectividad. La música en sí no significa nada concreto. Es una forma de lenguaje simbólico. El significado se lo da cada oyente o ejecutante, y puede expresar su estado emocional. Transferimos a la música nuestras vivencias, nuestras emociones, nuestros recuerdos.
Se ha comprobado que todos los niños, de entre 1 y 3 años, responden positivamente a la música melódica y rítmica, pero no a la disonante. El niño de entre uno y dos años, reconoce melodías y algunos pueden reproducir notas o intervalos y cantarlos correctamente. Entre los dos y los cuatro años se produce un gran avance en el canto. Los de cuatro años cantan mejor que los de tres, pero éstos se ajustan más al tono.
El mejor modo de hacer que un niño pequeño perciba y se emocione con la música es hacerle escuchar melodías llenas de emoción, a su nivel, en las que el ritmo no sobresalga sobre la melodía. Nunca hay que iniciar a los niños a la música empezando por el ritmo, sino por la melodía y por la armonía. De lo contrario mecanizamos al niño y, sin querer, le privaremos de la vivencia mágica del descubrimiento de la música.
La iniciación al ritmo –la parte matemática de la música– ha de nacer de un modo espontáneo, nunca impuesto, ni ha de constituir una serie de ejercicios aburridos. Aburrimiento, jamás. Ha de ser un juego. Y éste será el mejor modo de iniciarlo en las matemáticas.
El canto: nunca forzar las voces. Hacer que fluyan según sus posibilidades, pero sí iniciarles a la expresión de lo que cantan y también, por ello, a modular. Es la mejor iniciación al autocontrol, sin imposición.
El primer juguete que debería tener un niño es un piano, una lira –de juguete–, un piano electrónico. Antes de aprender a tocar un instrumento, es indispensable que el niño improvise, que exprese cuanto quiera y como quiera lo que siente. Todos, pequeños, mayores y ancianos, deberían improvisar en un instrumento musical lo sienten y desean, lo que no pueden expresar con palabras.

2 comentarios to “¿Cómo enseñarles a amar la música?”

  1. Sara Sierra Flórez Says:

    ¡Enhorabuena por el post Maite!¡Qué razón tiene el artículo!Indudablemente la música es un elemento importante en la vida de cualquier persona, porque gracias a ella puedes transmitir tus sentimientos o todo aquello que no puedes expresar con palabras.
    No devemos olvidar que se debe introducir a los niños en la música a través de la experiencia, ya sea con su propio cuerpo o con instrumentos de su entorno cotidiano.

  2. Begoña Díez Says:

    Es verdad que la música tiene una magia especial, creo que algunas personas son más sensibles a ella que otras, pero quien más quien menos, todos reconocen su poder de transmitir sentimientos (que la música te los transmita o que los transmitas tu a través de la música). Es importante que los niños la aprecien desde pequeños. Me ha gustado el post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: