Archive for the ‘niños’ Category

JUEGOS MATEMÁTICOS

junio 5, 2007

 Juegos de calculadora

  • Ocho y ocho y ocho y ocho me dan ciento veinte.
  •  Parece imposible ¿verdad? Coloca los tres signos matemáticos que correspondan entre estos números gemelos y verás cumplirse la igualdad:   8   8   8   8   =   120

Siete seis que hacen un, dos, tres. 

  • Con tan solo siete 6 y tres operaciones se puede lograr verificar la siguiente igualdad:
    6   6   6   6   6   6   6   =   123
  • Nueve cifras que hacen cien. 

    • Con las operaciones que tu mismo elijas, has de llegar al número 100 empleando las nueve cifras sin omitir ni repetir ninguna:   1   2   3   4   5   6   7   8   9

    91, número mágico. 

Si multiplicas el número 91 por 1, por 2, por 3, y así sucesivamente hasta el 9, y colocas las respuestas en columna, obtienes unos resultados muy curiosos ¿no te parece?

El cuadrado mágico. 

  •  El cuadrado mágico es una invención oriental, concretamente de la India y de la China, y sus orígenes se remontan a hace más de 30000 años. 

  •  Dicho cuadrado no es más que una tabla con el mismo número de casillas verticales (columnas) que horizontales (líneas), y son calificados mágicos por las extrañas características y propiedades que poseen.

  • Naturalmente, no todos los cuadrados mágicos son igual de difíciles. Su dificultad reside en el nº de casillas, así, cuantas más casillas tiene la figura, más complicada es. 

  • Aquí os presentamos un cuadrado mágico chino muy sencillo, con una antiguedad de 6000 años. Ya está resuelto. Como veis, el resultado de la suma de las líneas es el mismo que la de las diagonales y la de las columnas: 

    4 9 2
    3 5 7
    8 1 6

  •   Ahora te propongo otro cuadrado mágico creado por Alberto Durero y datado en 1514. Tu misión será completarlo de tal manera que la suma del cuadrado central sea la misma que la suma de las columnas, las líneas y las diagonales. 
  • Los números que se deben colocar van del 1 al 16, y en la parte inferior central figurará el año en que fue realizado el cuadrado. Además, la suma de columnas, líneas y cuadrado central es 34.
     
16 13
6
1

Anuncios

¿Cómo enseñarles a amar la música?

mayo 24, 2007

La música puede actuar sobre las personas, despertando sentimientos de emoción, energía, capacidad de evocación y belleza, dependiendo del tipo de música y del momento psicológico en que la escuchemos. A los niños puede ayudarles en su aprendizaje y a desarrollar la memoria y su creatividad.

Por SERAFINA POCH (MUSICOTERAPEUTA)

La música es de una importancia capital para el niño, porque es la única de las Bellas Artes que afecta al ser humano desde antes de nacer. Está comprobado científicamente que el niño, en el claustro materno, reacciona al sonido desde el quinto mes. Asimismo, las emociones de la madre repercuten en su hijo.
Por otro lado, la música es el lenguaje de nuestra afectividad. La música en sí no significa nada concreto. Es una forma de lenguaje simbólico. El significado se lo da cada oyente o ejecutante, y puede expresar su estado emocional. Transferimos a la música nuestras vivencias, nuestras emociones, nuestros recuerdos.
Se ha comprobado que todos los niños, de entre 1 y 3 años, responden positivamente a la música melódica y rítmica, pero no a la disonante. El niño de entre uno y dos años, reconoce melodías y algunos pueden reproducir notas o intervalos y cantarlos correctamente. Entre los dos y los cuatro años se produce un gran avance en el canto. Los de cuatro años cantan mejor que los de tres, pero éstos se ajustan más al tono.
El mejor modo de hacer que un niño pequeño perciba y se emocione con la música es hacerle escuchar melodías llenas de emoción, a su nivel, en las que el ritmo no sobresalga sobre la melodía. Nunca hay que iniciar a los niños a la música empezando por el ritmo, sino por la melodía y por la armonía. De lo contrario mecanizamos al niño y, sin querer, le privaremos de la vivencia mágica del descubrimiento de la música.
La iniciación al ritmo –la parte matemática de la música– ha de nacer de un modo espontáneo, nunca impuesto, ni ha de constituir una serie de ejercicios aburridos. Aburrimiento, jamás. Ha de ser un juego. Y éste será el mejor modo de iniciarlo en las matemáticas.
El canto: nunca forzar las voces. Hacer que fluyan según sus posibilidades, pero sí iniciarles a la expresión de lo que cantan y también, por ello, a modular. Es la mejor iniciación al autocontrol, sin imposición.
El primer juguete que debería tener un niño es un piano, una lira –de juguete–, un piano electrónico. Antes de aprender a tocar un instrumento, es indispensable que el niño improvise, que exprese cuanto quiera y como quiera lo que siente. Todos, pequeños, mayores y ancianos, deberían improvisar en un instrumento musical lo sienten y desean, lo que no pueden expresar con palabras.